La Fanta de Hitler

Historia que pocos conocen.

PUBLICIDAD

Jeremías Conte

🇩🇪 BEBERBIEN. Confieso que me gusta más la Crush que la Fanta. Pero, esta historia es sobre Fanta. Es febrero de 1944 y Berlín intenta recuperarse de los bombardeos aéreos estadounidenses, pero la vida continúa en las afueras de la ciudad. En las granjas, trabajadores chinos y ex convictos llenan botellas de vidrio con un líquido turbio y marrón, para enviarlo en cajas a toda Alemania.

Cuando Coca-Cola se retiró de Alemania durante la II Guerra Mundial, una nueva soda o gaseosa aseguró la popularidad del nazismo: FANTA. Convertida en orgullo nacionalista, fue consumida por el público alemán y los más altos funcionarios del temido hombre del impermeable y el bigotito.

La bebida tenía un dudoso sabor a fruta, porque los limitados recursos de la época de la guerra hicieron que el contenido no fuera del todo exacto. Sus ingredientes eran poco apetecibles: fibras de manzana sobrantes, puré de sidra y suero de leche, un subproducto del queso. Y mucha azúcar, para burlar el mal sabor de boca. O sea, Fanta nació de las sobras de las sobras.

EL SALUDO DE COCA

La Coca-Cola fue inventada en 1886 por el Dr. John Stith Pemberton, que la vendía en una farmacia local de Atlanta a cinco centavos el vaso. Pemberton era un veterano de la Guerra Civil que aún sufría de una herida de sable. Mientras se recuperaba, se hizo adicto a la morfina.

Coca-Cola –hecha de la «hoja de coca» y la «nuez de cola», de ahí su nombre– fue su intento de encontrar un analgésico alternativo. En 1920, la primera planta embotelladora europea de «Coca» abrió en Francia, y para 1929, estaba siendo embotellada y bebida en toda Alemania.

En 1933, justo cuando Hitler y el Partido Nazi llegando al poder, Max Keit, nacido en Alemania, se hizo cargo de la filial alemana de la compañía: «Coca-Cola GmbH». Keith era una figura imponente: alto, de «bigote pequeño» (no muy diferente al de Hitler), encantador y devoto de la Coca-Cola.

La Fanta alemana.

La compañía patrocinó los Juegos Olímpicos de Berlín de 1936 y diseñó pancartas con el logotipo de Coca-Cola junto con la esvástica. Keith utilizó una fiesta del décimo aniversario de «Coca-Cola GmbH» para ordenar un acto masivo de Sieg-Heil (saludo nazi) en honor del 50º aniversario del dictador.

FIN DEL «7X»

La invasión de Hitler a Europa en 1939 no perturbó a Coca-Cola, con sede en Atlanta, EEUU: la empresa suministraba jarabe y suministros a su filial alemana. Se rumoreaba que Hitler disfrutaba de la bebida con cafeína mientras veía películas estadounidenses

Keith siguió a las tropas nazis a los países conquistados –como Francia y Holanda– para hacerse cargo de los negocios de Coca-Cola.

La entrada de EEUU en la Segunda Guerra Mundial significó que las compañías estadounidenses tuvieron que detener todas sus actividades comerciales en Europa. Además, el gobierno alemán amenazaba con apoderarse de las empresas «enemigas».

La sede central de Coca-Cola cortó las comunicaciones con Keith en Alemania y detuvo la exportación del saborizante «7X» (la «fórmula de alto secreto» para el jarabe de Coca-Cola).

IDEA DE EMERGENCIA

Keit estaba a punto de quedarse sin dinero, no podía producir Coca-Cola y en cualquier momento, el gobierno nazi podía apoderarse de su compañía. Pero, tuvo una idea de «emergencia»: trabajando con sus químicos, Keith preparó una receta dentro de las limitaciones impuestas por el racionamiento en tiempos de guerra.

Se elaboraba a partir de los restos de otras industrias alimentarias. ¿Y dónde estaba la naranja? En esa primera Fanta, la naranja brillaba por su ausencia.

No hay duda de que Keith trabajó con los nazis, incluso con el mismísimo Hitler, que aprobó la nueva bebida. No se podían hacer negocios en la Alemania nazi a menos que se colaborara con el régimen.

POR FIN, NARANJA

Según cuenta la leyenda, cuando las tropas estadounidenses entraron en Berlin en el verano de 1945, encontraron a Keith en una planta semi-bombardeada que aún embotellaba Fanta.

Coca-Cola compró Fanta y dejó de producirla durante más de una década. En 1956, aprovechando una de las fábricas que la marca tenía en Nápoles (y la gran cantidad de naranjas que producía la región), Coca Cola relanzó el refresco en Italia, ahora sí con sabor a naranja. Y como fue un gran éxito, desembarcó en EEUU en 1960. Poco después se extendió a México y el resto de América Latina.

Coca Cola conservó el nombre de Fanta porque los altos ejecutivos pensaron que nadie le prestaría atención a los lazos de la bebida con el nazismo.

Sin embargo, en 2015 salió un anuncio en TV en honor al 75 aniversario de Fanta. Un anuncio que no fue bienvenido porque contenía la frase «estamos recuperando la sensación de los buenos tiempos» que parecía aludir al origen nazi de la bebida.

Un portavoz de Fanta dijo que no se refería a la década de 1940 sino a la de 1960, que es cuando la bebida dio el cambio al diseño en sus botellas y su contenido. Pero, las cuentas no fallan: 2015-75 = 1940. Para evitar más polémica, el anuncio fue retirado. Y Fanta sigue «vivita y coleando».

____

Los tres sabores más vendidos de Fanta: naranja, limón, y fresa con piña. En el mundo hay más de 90 sabores. No es lo mismo una Fanta de Japón que otra latinoamericana.

_____

‼️ ¿SABÍAS QUE?…

✔️ Las propios empleados de la fábrica de refrescos tuvieron que dar rienda suelta a su «fantasía» para encontrar el nombre de la nueva bebida. Joe Knipp, un vendedor veterano, propuso el nombre de «Fanta», diminutivo de la palabra «Fantasie» (en alemán fantasía). 

_____

✔️ La venta masiva de refrescos comenzó en Nueva York, en 1832, cuando un tal John Matthews inventó un aparato para mezclar agua con dióxido de carbono, y, además, agregarle sabor. En aquella época la gaseosa también se vendía en farmacias como remedio para curar diversos males.

_____

📈 📉 DATOS/ DATA

  • Una gaseosa, refresco, fresco o soda es una bebida hecha a base de agua carbonatada, edulcorantes naturales como fructuosa o sacarosa  o sintéticos como el ciclamato, acidulantes, colorantes, antioxidantes, estabilizadores de acidez y conservantes. 
  • Las personas que beben gaseosas tanto de dieta como regulares adquieren más grasa alrededor de la cintura que las personas que no las beben.
  • Las botellas de vidrio son mejores para retener las propiedades de una gaseosa que el plástico, ya que el dióxido de carbono escapa a través del plástico.
  • Sabores de gaseoa en otras partes del mundo: Sandía Salada (Japón), Ajo Negro (Suiza), Cebolla (Corea del Sur), Jalea de Hierba (Malasia) y Nido de Hongos Blancos (Vietnam).
  • En las gaseosas dietéticas, hay una sustancia química llamada ‘aspartamo’, relacionada con la depresión y el insomnio.
  • Hace 25 años en EEUU, los adolescentes bebían casi el doble de leche que gaseosas. Hoy beben el doble de gaseosas que leche.

_____

💥 ALCOHOL CON PÓLVORA

_____

🌎 T W I T T E R

© BEBERBIEN

beberbien@email.com

Ir al contenido