Desde la feijoada a los brigadeiros

Brasil es mucho más que playa y fútbol, también es comida.

BEBERBIEN. La historia de la cocina brasileña es un crisol de culturas y tradiciones que se han fusionado a través del tiempo. Brasil es un país de personas de diversos orígenes, donde cada región es conocida por una especialidad alimenticia específica.

Antes de la llegada de los europeos, esta parte de América era territorio exclusivo de los tupi, los guaraníes y otros grupos étnicos. Estas tribus cultivaban mandioca, similar a la papa, y con ella cocinaban.

Derivados de la mandioca, como la farofa, se cocinan en aceite y mantequilla y luego se espolvorean sobre el pescado, la carne, los frijoles y el arroz.

Hoy, la harina de mandioca es utilizada como sustituto de la harina por la mayoría de los hogares brasileños.

Los portugueses que desembarcaron en Brasil trajeron consigo su ya rica cultura alimenticia como dulces, frutas y azúcar. La preferencia por los dulces se nutrió aún más cuando otros europeos introdujeron sus recetas para pasteles. Uno de los postres más populares de Brasil es la ambrosía.

Otras culturas que están presentes en la cocina brasileña son la árabe, la alemana y la japonesa. Los inmigrantes italianos también importaron sus famosos platos. Y cuando llegaron los esclavos africanos, contribuyeron con otras recetas tradicionales del continente negro.

Bacalao y cebollas

A mediados del siglo XVI, cuando los marineros portugueses descubrieron que podían aventurarse en largas travesías marítimas llevando bacalao salado como alimento, se colonizó Brasil, que ahora es el país de habla portuguesa más grande del mundo.

Los colonos portugueses, junto con los esclavos africanos asentados en Bahía en el noreste, contribuyeron con una serie de ingredientes, incluyendo el bacalao salado portugués, las cebollas y el ajo, así como un amor por la repostería, especialmente las natillas de huevo; mientras que los africanos aportaron el dende (aceite de palma), el coco y la okra.

____

La feijoada fue creada por esclavos africanos con frijoles secos, col rizada, mandioca y recortes de carne de cerdo y de res.

____

Churrascos y aperitivos

El churrasco de barbacoa brasileño se originó en el Sur con los gaúchos (el acento sobre la «u» es un «aportuguesamiento» de la palabra en español gaucho), que apreciaban un trozo de carne de la parte superior del vacuno llamado picanha. Se enrolla en sal y a veces en ajo, y se cocina al estilo asador sobre carbón vegetal en brochetas largas.

En Brasil, los cortes de carne de primera calidad se sazonan con un batido de sal gruesa, antes de asarse a la parrilla a la perfección. Las barbacoas caseras verán salchichas, queijo coalho y corazones de pollo compartiendo espacio en la parrilla.

En las churrasquerías, las carnes en brochetas –desde cerdo hasta cordero y jabalí– son rebanadas por los camareros directamente en el plato.

Moqueca

Más que un simple guiso de pescado, la moqueca se sirve con un florecimiento teatral a medida que la olla de barro caliente se descubre en la mesa en medio de nubes de vapor fragante.

Baianos (habitantes de Bahía) y Capixabas (del vecino estado de Espírito Santo) reivindican los orígenes del plato. En su forma más sencilla, el pescado y/u otros mariscos se guisan en dados de tomate, cebolla y cilantro.

Los Capixabas añaden semillas de achiote para una coloración roja natural de los alimentos, mientras que los Baianos sirven una versión con aceite de palma, pimientos y leche de coco.

Brigadeiros

La respuesta de Brasil a la trufa de chocolate, los brigadeiros son tan sencillos de hacer que se extienden por todo el país para fiestas infantiles.

Las bolitas dulces se hacen hirviendo a fuego lento la leche condensada con cacao en polvo, luego batiendo la mantequilla y dando forma de bolitas a la mezcla antes de enrollarlas en las espolvoreadas de chocolate.

Garantizados para dar un subidón de azúcar instantáneo, son empalagosos para algunos paladares. Sin embargo, los brasileños no oirán ni una palabra en su contra.

Pão de queijo

El queso y el pan –dos de los favoritos en todo el mundo– se unen en una gloriosa unión en el pão de queijo de Brasil, un bocadillo más sabroso que se disfruta a cualquier hora.

Crujientes por fuera y suaves y masticables por dentro, los panecillos sin gluten están hechos con harina de tapioca, huevos y queso curado rallado (queso de leche de vaca del estado de Minas Gerais), enrollados en pequeñas bolas.

Acarajé

Uno de los bocadillos callejeros con más calorías es el acarajé, una hamburguesa frita de guisantes, aceite de palma y cebollas trituradas, fritas en aceite de palma antes de ser cortadas en rodajas y rellenas con camarones secos y vatapá, un puré rico y picante de camarones, pan, anacardos de cajú y otros ingredientes.

Quindim

El quindim es un dulce de color amarillo brillante hecho con nada más que huevos, azúcar y coco (con mantequilla como adición común).

Horneado en moldes, el fondo está tostado y dorado, denso con coco rallado, mientras que la parte superior es una crema suave y firme que se adhiere agradablemente al paladar.

Se dice que el nombre deriva de la palabra «kintiti» (que significa «delicadeza» en kikongo, una lengua hablada en el Congo-Brazzaville, la República Democrática del Congo y Angola).

Açaí

De todas las frutas del Amazonas, el açaí es quizás la más conocida, gracias a su estado superalimentario.

Consumida por las tribus indígenas como fuente de energía, la baya morada también se utiliza en la cocina amazónica como salsa para acompañar los platos de pescado.

Una ingeniosa campaña de marketing en los años 80 lo convirtió en el bocadillo energético preferido por los surfistas en el glamoroso Río de Janeiro.

Servido como un dulce, gloopy, sorbete congelado, a veces cubierto con granola y rebanadas de plátano, está en todos los cafés, panaderías, bares de zumos y supermercados. Incluso existen vodka açaí y cerveza açaí.

Feijoada

Uno de los pocos platos consumidos a lo largo y ancho de Brasil, la feijoada es un buen guiso de frijoles negros, salchichas y cortes de carne de cerdo de calidad variable.

Toma hasta 24 horas para cocinarse, incluyendo el remojo de los frijoles y la desalinización de la carne de cerdo. Es servida con arroz, col rizada, rodajas de naranja, farofa y raspado de cerdo, y un vaso de cachaça para facilitar la digestión.

Coxinhas

La cerveza, servida tan fría que los trozos de hielo se pegan a la botella, es la bebida preferida en Brasil, y un surtido de alimentos fritos hace el maridaje perfecto: bastones crujientes de mandioca o bolinhos («bolitas» con bacalao salado).

Coxinha (‘muslo pequeño’) es otra opción popular, hecha con pollo desmenuzado y puré de papas, con forma de muslo y cubierta de pan rallado dorado.

____

Por caminos de tierra, en el reino de la cachaça

____

F A C E B O O K

T W I T T E R

© BEBERBIEN

beberbien@email.com