Rejuvenece el cerebro y el espíritu

El secreto que ya no es secreto es «comer saludable»…

Dr. José Silveira

BEBERBIEN. No hay otro camino y menos un milagro: cuando el objetivo es rejuvenecer el cuerpo, la mente y el espíritu, debes elegir la combinación correcta de alimentos para mantenerte bien hasta los 100 años o más. Primer paso: deshacerte de los alimentos chatarra con alto contenido de azúcar.

Cualquier fruta fresca, especialmente con cáscaras o semillas como melocotones, manzanas, peras, naranjas y fresas, es una gran fuente de vitaminas y fibra. En el verano, selecciona un melocotón para conseguir mucha fibra dietética, niacina (vitamina B3), potasio, betacaroteno y vitamina A, además de altas cantidades de vitamina C.

La niacina es importante para proporcionar energía al crecimiento del tejido celular. Junto con la regulación del equilibrio de fluidos, el potasio mantiene la estabilidad eléctrica de las células del corazón y del sistema nervioso y es importante para el crecimiento celular y muscular. La vitamina B12 juega su papel en la formación de glóbulos rojos, la función nerviosa y el metabolismo de proteínas y grasas.

Los saludables

La combinación de albaricoques y almendras secos proporciona bastante vitamina A, proteína de hierro y fibra dietética. Ambos alimentos son bajos en colesterol y sodio. Además, los albaricoques son una gran fuente de potasio para regular el equilibrio de líquidos del cuerpo. La vitamina A en los albaricoques contribuye a la salud de la visión, el crecimiento óseo y la reproducción, y ayuda a combatir las infecciones.

Las pasas son un bocadillo saludable, bajo en grasa, bajo en colesterol y bajo en sodio con cantidades significativas de potasio, fósforo, cobre y hierro. Cuando se mezclan con yogur bajo en grasa, también se obtiene riboflavina (vitamina B2) y vitamina B12, así como calcio, necesario para tener huesos y dientes fuertes.

Las zanahorias y los palitos de ajonjolí son una sabrosa delicia que proporciona cantidades significativas de betacaroteno, vitamina A, vitamina C, folato, vitamina B6, hierro, potasio, cobre y fibra. El betacaroteno ayuda a proteger contra enfermedades cardíacas y algunos tipos de cáncer. 

Más vitaminas y proteínas

La vitamina A es importante para una piel sana, para una mejor visión nocturna y para combatir las infecciones y las enfermedades respiratorias. El folato, o vitamina B9, es esencial para la vida humana, ya que desempeña un papel clave en el crecimiento y la división celular.

La mantequilla de maní en algunas galletas integrales es una excelente fuente de proteínas, hierro, niacina y fibra. La mantequilla de maní con apio es un bocadillo clásico, con numerosas vitaminas, minerales y un alto contenido de fibra. El queso en tiras (porciones individuales) bajo en grasa es una fuente rápida de proteínas y calcio. Agrega una fruta fresca para obtener más fibra.

Alimenta el cerebro

A medida que envejecemos, nuestros cuerpos y nuestros cerebros también envejecen. Sin embargo, al hacer elecciones inteligentes de alimentos, podemos conservar nuestra preciosa materia gris por más tiempo y mejorar las funciones cerebrales. 

Está comprobado que los arándanos protegen el cerebro del estrés, la demencia y la enfermedad de Alzheimer. La investigación también ha demostrado que las dietas ricas en arándanos mejoran tanto la capacidad de aprendizaje como las habilidades motoras. 

Los aguacates, aunque se consideran un «fruto graso», contribuyen a un flujo sanguíneo saludable y disminuyen las posibilidades de desarrollar hipertensión, que puede conducir a un accidente cerebrovascular.

____

El salmón es abundante en ácidos grasos omega-3, esenciales para el funcionamiento saludable del cerebro.

____

Las nueces y las semillas son buenas fuentes de vitamina E, una vitamina importante que el cerebro necesita para evitar el deterioro de las funciones cognitivas. Anacardos, cacahuetes, nueces, girasoles, semillas de sésamo y almendras son buenas opciones. 

Panes y carbohidratos

Los panes integrales, el arroz integral y la avena también contribuyen a la salud del cerebro al reducir el riesgo de enfermedades cardíacas. Los carbohidratos complejos también suministran al cerebro un flujo constante de glucosa que mejora la función cerebral.

Es importante evitar los carbohidratos simples que a menudo se encuentran en la comida chatarra porque la glucosa le da al cerebro un alto nivel de azúcar de corta vida, seguido a menudo por un choque que lo hace sentir hambriento y cansado.

El té recién hecho también tiene potentes antioxidantes, especialmente la clase conocida como catequinas, que también promueve un flujo sanguíneo saludable. Dado que los tés negros contienen cafeína, es importante usarlos con sensatez. 

El chocolate negro tiene poderosas propiedades antioxidantes, contiene varios estimulantes naturales, que mejoran el enfoque y la concentración, y estimula la producción de endorfinas, que mejoran el estado de ánimo. Una vez más, la moderación es la clave.

Vida súper larga

Investigaciones recientes muestran que sustancias químicas específicas en los alimentos, como el sulforafano, un fitoquímico del brócoli, trabajan con los genes para aumentar los sistemas naturales de defensa del cuerpo, ayudando a inactivar las toxinas y los radicales libres antes de que puedan causar el daño que lleva al cáncer, las enfermedades cardiovasculares e incluso al envejecimiento prematuro. 

El licopeno, el pigmento que hace que los tomates sean rojos, también parece reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares, algunos tipos de cáncer y la degeneración macular.

Tres platos de verduras

Mientras que los tomates frescos tienen un buen contenido de licopeno, las formas más absorbibles se encuentran en los productos de tomate cocidos, como la salsa para espaguetis y la sopa y las salsas preparadas. El pomelo rosado, la guayaba, los pimientos rojos y la sandía también son ricos en licopeno. 

Come verduras de hojas oscuras. Reducen significativamente su riesgo de enfermedad cardíaca y también pueden salvar su vista. Las pautas dietéticas recomiendan al menos tres platos de verduras a la semana.

Tampoco olvides el proceso de envejecimiento mental. Los ácidos grasos omega 3, que son saludables para el corazón, han demostrado que mantienen el cerebro en forma. Un estudio reciente descubrió que una mayor ingesta de pescado graso reduce el deterioro mental.  Si el pescado fresco no es una opción, come atún, salmón y sardinas enlatados.

La esperanza para el futuro es poder decirle a alguien a qué enfermedades está predispuesto genéticamente desde el principio, de modo que su dieta pueda enfocarse en consecuencia. Sabremos cuáles añadir, cuáles evitar y ser capaces de tomar un papel proactivo en la prevención de una enfermedad genética.

____

¡CLIC!…

Estos alimentos son nuestra mejor defensa

____

F A C E B O O K

T W I T T E R

© BEBERBIEN

beberbien@email.com