La dieta no tan secreta de Mister Trump

Come «mucha chatarra», pero su salud es de hierro.

Rogelio Santis

BEBERBIEN. Las dietas de los famosos son fascinantes. Todos tenemos que comer, y saber cómo se nutre la gente muy conocida puede ser muy revelador. Por consiguiente, la dieta del ahora expresidente de EEUU, Donald Trump, es objeto de mucho debate desde cuando ocupaba la Casa Blanca.

El otrora «hombre más poderoso del mundo» ha sido tan escudriñado en todos los aspectos de su vida que sus elecciones de comida también dividen aún a los ciudadanos. Con 74 años (junio 14, 1946), pesando 110 kilos y midiendo casi dos metros de alto, su salud es «excelente», según los médicos. Pero, ¿comerías lo que él come?

DESAYUNO

Cuando rompe su ayuno por la mañana, come tocino y huevos, cereales o un McDonald’s McMuffin. No bebe café ni té. ¿Qué bebe? A veces jugo de naranja, y la mayoría de las veces… nada.

Si no estás familiarizado con la jerga de los huevos «Made in USA», eso significa que el huevo se fríe y se voltea durante la cocción y tiene una yema intacta y totalmente cocida.

El tocino es un producto procesado del cerdo, relacionado con el cáncer, por lo que hay más riesgo de desarrollar la enfermedad. Una dieta alta en proteínas puede aumentar la presión en los órganos si una persona no bebe suficiente agua. Y el Presidente no es un buen amigo del agua.

ALMUERZO

Trump no es un fanático de comer mucho durante el día: a veces «pica» de aquí y de allá, patatas fritas en bolsa. En el libro «Let Trump Be Trump», el exdirector de campaña, Corey Lewandowski, afirma que «Donald Trump suele pasar de 14 a 16 horas sin comer».

Trump es un fanático del pastel de carne. Hace pocos años, él y Melania aparecieron en el show de TV de Martha Stewart donde prepararon un sándwich de pastel de carne, el cual, según exclamó Trump, «¡es mi gran favorito«.

Según los nutricionistas, un sándwich de pastel de carne es un almuerzo decente, pero hay que comerlo con pan integral. El pastel de carne es esencialmente solo carne. No hay verduras. Entonces, no hay impacto de las fibras en la salud intestinal. Si no alimentas a tu intestino con verduras o frutas, eso puede afectar al sistema inmunológico y provocar infecciones.

CENA

Aquí es donde Trump se desplaza «a escondidas» por cualquier ciudad donde se encuentre. Es un gran fan de la comida rápida, incluyendo McDonald’s, Burger King y KFC. Le gusta la comida rápida desde el punto de vista de la seguridad: «Una hamburguesa mala puede destruir la confianza en McDonald’s o cualquier otro sitio por el estilo. Me gusta la limpieza, y creo que es mejor que vayas allí que a algún lugar donde no tengas idea de dónde viene la comida», dice.

______

Su comida preferida es una cena en McDonald’s con dos Big Macs o dos sándwiches de Filet-O-Fish y un batido de chocolate, un total de 2.430 calorías.

_______

Le encanta tanto McDonald’s, que cuando era Presidente pidió a la cocina de la Casa Blanca que recreara la comida. Pero, los intentos internos de copiarla «no pudieron igualar la satisfacción» de las hamburguesas originales. Además, Trump tes un fan de la pizza, aunque no le gusta comerse la corteza.

Cuando no está «devorando» pollo frito o hamburguesas, Trump disfruta de un bistec. Le gustan bien cocidos y servidos con ketchup. Un camarero que atendió a Trump y a unos asesores en el restaurante BLT Steakhouse dijo: «El Presidente ordenó un bistec bien hecho, casi quemado. Lo comió con catsup (ketchup) como siempre lo hace. Antes de la carne, pidió una ensalada gigante de camarones».

NO A LOS EXPERIMENTOS

Donald Trump no prueba cosas nuevas. Cuando cena en Jean-Georges, un restaurante con tres estrellas Michelin en la Torre Internacional Trump de Nueva York, pide «lo de siempre», en lugar de experimentar con otros platos creativos. Lo de siempre es carne o pollo.

Cuando almorzaba o cena en la Casa Blanca, lo que sucede con frecuencia en la vida de un Presidente, le gustaba una comida ligeramente diferente a la de sus invitados. Cuando le sirven vinagreta cremosa en la ensalada, recibe el aderezo Thousand Island. Cuando es pollo, el plato de Trump es el único con salsa extra. Y de postre, dos bolas de helado de vainilla con pastel de chocolate, cuando todos los demás se quedan con uno.

LA DIETA

Al expresidente le encanta la Coca-Cola Light, bebe 12 latas al día. No bebe alcohol, tal vez porque su hermano fallecido en 1981 (Fred Trump) era alcohólico y le dijo a Donald que nunca bebiera. Ni siquiera una cerveza. En contadas veces, bebe media copa de vino, o menos… solamente en reuniones con socios o amigos extranjeros.

______

Junto con la Coca-Cola, le encantan las patatas fritas. Cuando fue Presidente, las cocinas de la Casa Blanca estaban repletas de patatas Lay’s y Doritos.

______

Según nutricionistas, los chefs y cocineros de Trump deberían pensar en una dieta un poco más equilibrada, con un plato medio lleno de frutas y verduras, una cuarta parte con carbohidratos y una cuarta parte con proteínas. Tampoco hay en su dieta alimentos con Omega-3, como pescado graso, nueces y semillas. La falta de estos alimentos, según dicen, está relacionada con los trastornos del estado de ánimo.

LA EX PRIMERA DAMA

Puede que solo tenga 50 años (abril 27, 1970), pero seguro que no lo parece. La ex primera dama Melania Trump tiene un cuerpo envidiable para la mayoría, pero cuando se trata de su dieta, esa delgada figura es realmente muy alcanzable.

Una modelo anterior, Melania, por supuesto, no es ajena a un estilo de vida saludable. Come siete piezas de fruta al día, todas las cuales le ofrecen las vitaminas y minerales para su cabello y piel. Por la mañana, su desayuno tiene pocos ingredientes y muchas vitaminas.

Con frecuencia, ella opta por un batido lleno de nutrientes o avena rica en fibra, y complementa su dieta con vitaminas adicionales para beneficiar su cabello y sus uñas. El agua, la crema hidratante y el sueño también son claves para la apariencia juvenil de Melania, especialmente desde que se dice que está en contra del Botox.

«Me encanta el chocolate y el helado, pero no para todos los días. Es bueno satisfacer los antojos y tus gustos de vez en cuando… siempre y cuando equilibres esas cosas con alimentos saludables», confesó Melania. El pollo a la parmesana de Jean Georges, el restaurante de su esposo en Nueva York, es su favorito.

_______

COMEDATOS

_______

REDES SOCIALES/

beberbien@email.com

________

Ir al contenido