Oxidados y con sabor a «Dragón Negro»

Cuatro tipos populares de té. ¿Cómo se crea y se sirve cada uno?

BEBERBIEN. El té es una de las bebidas más populares, pero todavía muy pocas personas son conscientes de que hay cuatro sabores y tipos de té intrínsecamente diferentes. Cada uno con sus ingredientes especiales, sus ventajas y sus desventajas.

Otras infusiones de hierbas como el té de manzanilla, el té de jengibre o el té rojo de hojas de rooibos se descalifican como tipos de té, ya que la planta del té no participa en su elaboración. La diferencia entre las cuatro variaciones de té radica en el proceso de elaboración. Además, cada tipo de té tiene otro sabor y varios beneficios para la salud.

1) Té Negro.
La bebida caliente quemada de sabor fuerte y de color siena es el tipo de té más popular. Ya sea servido con un chorro de limón o leche añadida y un cubo de azúcar, la taza de té negro es parte de las ceremonias diarias de té en todo el mundo. El té negro está hecho de hojas de Camellia sinensis muy oxidadas. Cuando se sirve solo, no contiene calorías, carbohidratos ni grasas, pero si más cafeína que cualquier otro tipo de té, pero menos que cualquier taza de café.

2) Té Verde.
El té ligeramente oxidado ha sido popular en China, Japón y Corea durante siglos. Recientemente, se ha comprobado que beber té verde puede reducir el colesterol y ser útil en una variedad de otras condiciones y enfermedades. El té verde es ligeramente oxidado, secado, pero no fermentado. Por lo general se sirve solo, sin azúcar ni leche. Dado que algunas de las variantes del té verde tienen un sabor amargo, debe prepararse a una temperatura más baja que el punto de ebullición.

3) Té Blanco.
El té blanco es más raro y más caro. Originario de la provincia china de Fujian, está hecho de hojas jóvenes de Camellia sinensis, que pasan por un largo proceso de cocción al vapor o fritura, inactivando la fermentación y el secado. Dado que las hojas se cosechan mientras los cogollos aún están cubiertos de pelo blanco, se le llama «té blanco». Con el sabor más delicado y dulce que los otros tipos de té, contiene la menor cantidad de cafeína y la mayor cantidad de antioxidantes.

4) Té Oolong.
El té chino tradicional es el compañero común de las comidas chinas como el dim sum y el chop suey. El té oolong, «dragón negro» en chino, debe su nombre a sus largas y oscuras hojas que parecen dragones negros salvajes cuando se elaboran. Un largo proceso incluye el secado al sol de las hojas de Camellia sinensis, la oxidación ligera, el enfriamiento y el secado. El resultado es un sabor más ligero que el popular té negro y más fuerte que el delicado té verde.

© BEBERBIEN

beberbien@email.com

Ir al contenido