Un whisky tan viejo como América

Desde hace 412 años usan el mismo proceso de destilación.

John Sober

BEBERBIEN. Conduciendo a lo largo de la espectacular costa de Antrim puede apreciarse que Irlanda es un buen país para “hacer whisky”. Tierras de pastos suaves, pequeños ríos y puertos naturales, donde las cosas buenas llevan tiempo. Es una región misteriosa donde la leyenda y los hechos se desdibujan fácilmente, y donde los cuentos populares suenan a verdad.

¿Quién sabe cuándo nació el whisky en Irlanda? Algunos hablan de 1276, aunque si la historia de los monjes “bebedores de alcohol” es cierta, fue en el siglo VI. La fabricación legal de whisky fue autorizada en 1608, lo que permite a Bushmills promocionar que fabrica el producto desde entonces.

En medio de maravillosos paisajes, un cielo gris azulado y como si el tiempo se hubiese detenido en esta zona del mundo, Bushmills nos lleva a una época en la que todo el whisky de Irlanda provenía de alambiques de olla. En el interior del edificio, nos encontramos que no es una típica destilería de malta escocesa, ya que los irlandeses utilizan la “destilación triple”.

“Es un proceso complejo”, explica el maestro destilador David Quinn: “Con una triple destilación, lo que estamos haciendo es dejar atrás los aspectos más pesados del aguardiente y cambiar el equilibrio del sabor a un carácter afrutado, más ligero y más dulce”.

_____

“Hay mucha tradición en la fabricación de whisky irlandés de olla”, agrega David. “Pero, al ser un whisky de malta, también nos acercamos a la tradición escocesa. Es decir, tomamos lo mejor de ambas tradiciones”.

_____

La destilería de Bushmills está cerca de la Calzada del Gigante, un extraño afloramiento de pilares de basalto hexagonales que parecen un monstruoso órgano de tubos que, según la leyenda, era el extremo sur de un puente que unía Irlanda con la Cueva de Fingal en la isla de Staffa, en las Hébridas.

La diferencia entre Bushmills y cualquier destilería escocesa es que alberga mezclas y maltas simples, sobre todo el magnífico “Black Bush”. Bushmills sigue el manual de Irish Distillers, de utilizar un alto porcentaje de madera con sabores potentes. El hecho de que el destilado ligero de David no se ahogue con estos grandes sabores es testimonio de la habilidades de mezcla de alta calidad hasta conseguir el equilibrio correcto.

Bushmills. 10 años de edad. Limpio y crujiente, con flor de manzano, trébol y salvado. Ligeramente cremoso en boca, con un poco de pasta de almendras y una suave hierba en el final. Agradable y suave.

_____

EL DELICADO MUNDO DEL WHISKY…

T W I T T E R

©BEBERBIEN

beberbien@email.com

Ir al contenido