Vinos estrellados y otros de seis estrellas

Hay de todo en la viña del señor… malo, regular y para los Dioses.

Moisés Moraski

BEBERBIEN. Al igual que los hoteles, los vinos son valorados con estrellas. Pero, ¿cómo sabes lo que significa un vino de 5 o 6 estrellas? Los vinos son evaluados por catadores de buen olfato, que además saben cómo se hacen y cómo deben ser clasificados. El vino se clasifica en cuatro parámetros: el aroma, el sabor, la apariencia y el retro-gusto. ¡Echemos un vistazo a cómo los vinos obtienen sus estrellas!

A los de seis estrellas, no hay nada que les falte, son espectaculares. El número de vinos en esta categoría es inferior al 1% del producido en el mundo. Si alguno de nuestros lectores bebió alguna vez un vino de seis estrellas, catalogado “de colección”, entonces vale exclamar: ¡Felicitaciones, Don Afortunado! Y en mi caso, agregaría: “¡Qué envidia!”.

Los vinos de 5 estrellas tienen un color equilibrado, riqueza y armonía. Son “casi perfectos” y tienen un aroma, un sabor y una sensación maravillosa al paladar. Sus características constituyen el 5% de los vinos producidos. Luego, los de 4 estrellas, con finura y gran carácter, y mucho más si pertenecen a cosechas envejecidas.

Luego vienen los vinos medios, los que tienen una calificación de 3 estrellas. Están bien hechos, pero los ingredientes son más comunes y corrientes. Sin embargo, tienen buen sabor y textura. Excepto por el hecho de que las materias primas utilizadas son ordinarias, no pueden distinguirse de los vinos de 4 estrellas.

En los de 2 estrellas, encontrarás defectos notorios a simple vista: una sustancia acuosa o incluso partículas flotantes. Esto podría deberse a la presencia de ácido o tanino adicional. A veces estos vinos tienen un sabor agradable, pero los conocedores de vinos aseguran que “no tienen carácter, profundidad ni complejidad”.

Por último, los vinos de 1 estrella se elaboran con ingredientes realmente pobres: son vinos caseros que no llegan a los estantes de las tiendas. Algunos no están bien equilibrados, están muy diluidos, tienen un sabor amargo o agridulce y saben a vinagre.

¿Cómo se realiza la cata y la calificación de los vinos? Por lo general, en grupos grandes. Los vinos no están etiquetados y el grupo tiene que calificarlos sin conocer el costo ni la marca. Es un análisis exhaustivo que sirve de base para clasificar y determinar en “qué clase de vino debe clasificarse un vino”.

Estas clasificaciones ayudan a los compradores a elegir un buen vino, de acuerdo a sus estrellas. ¿Cuántas personas las utilizan como guía a la hora de elegir un vino? Eso es otra historia, porque la mayoría selecciona un vino por su presentación (el diseño de la etiqueta) y no por su contenido. Además, muchos piensan que un vino de más de 50 dólares, es mejor. Pero, a veces el caro es un “vino más estrellado” (malo, malo) que con estrellas.

Más noticias:

T W I T T E R

©BEBERBIEN

beberbien@email.com

Ir al contenido